La Reputación Profesional: Te importa?

900-2
0

Estoy seguro de que a muchos os pasa que cuando comenzáis a escribir sobre algún tema, tenéis que dar marcha atrás, borrar y volver a comenzar una y otra vez. Seguro que también os preocupa mucho escribir (al menos los que lo hacéis en la red) sobre algún contenido del cual se hable repetitivamente y sin descanso, como por ejemplo podría ser sobre el inagotable tema de las diferencias entre líderes y jefes.   Además, es cierto que hoy se hace bastante difícil  pretender innovar constantemente sobre tanta innovación ya existente…. el tema de escribir en la red se ha tornado también muy competitivo.

Si  consultas en Google, todo argumento estará allí escrito y listo para ser consumido de la manera en que lo necesites. Encuentras la información más o menos precisa, histórica,  actualizada y a su vez, por ejemplo en este caso, minutos antes de acabar de leer este post, seguramente innovada.

Me imagino que el truco para diferenciarte radica en la manera en que utilices el Storytelling. Todos necesitamos escuchar y releer lo mismo siempre que la nueva versión en la transmisión de la información que consumamos nos aporte al menos“cosillas nuevas”. Nos gusta que nos cuenten historias, y aún cuando estas se repiten  o acaban siendo mentiras titánicas, nos gusta mucho comparar nuestra versión con la de las personas que tenemos enfrente y comenzar a jugar al juego de las opiniones.

¿Comenzamos?

Hablemos esta vez un poco sobre el tema de “La Reputación empresarial”. Es una cuestión de la cual no se habla mucho, y no deja de ser tan importante como cualquier otro tema concerniente al mundo corporativo.

Una vez más comparto mi artículo con un gran profesional de la materia empresarial y delMarketing Estratégico:Martín J. Romero; su perfil profesional lo podéis encontrar también en Linkedin.

Martín es además autor del libro“Cambio de Época en el Concesionario de Vehículos”  , el cual ha tenido bastante éxito. 

Martín, antes de comenzar a hablar sobre el tema de la reputación empresarial, me gustaría que hablásemos sobre la reputación personal y sus bases de manera concisa. En mi opinión la reputación personal  es una temática bastante relativa en lo que a importancia para cada individuo se refiere. Claro está que en algún momento a cada uno de nosotros nos ha importado de alguna manera la opinión que se tiene de nuestra persona y esto nos ha influido en cierto grado durante toda o una gran parte de nuestra vida.

Ahora, una vez llegados a una edad donde somos realmente conscientes sobre el valor que le damos a las opiniones ajenas sobre nuestra forma de ser y actuar, esto con la finalidad de crearnos una reputación de índole objetiva, la  importancia que le daremos a esta cuestión en el futuro radicará en la dependencia del estatus y el estrato social donde convivamos, y al nivel profesional donde nos encontremos y con el que nos mezclemos.

Mi opinión es que la reputación personal, si no te importa como parte del eslabón comercial de tu propia marca, podría carecer de importancia alguna, pues como ente social al individuo debería importarle más su aportación en tiempo real y menos la manera con que los demás evaluarán y posteriormente recordarán dicha aportación desde cada una de sus perspectivas individuales.

1- Y tú, Martín, ¿qué piensas sobre ello?

Frank, en mi opinión, la mayoría de las veces cuando expongo la importancia que tiene la reputación, tanto para profesionales, marcas o empresas, comienzo partiendo de la base de lo que la RAE  nos dice en sus dos primeras acepciones, que es: “la opinión o consideración que se tiene de alguien o algo”, y “el prestigio o estima que son tenidos por alguien o algo”.

Pues si a esto le sumamos que las personas somos seres sociales por naturaleza, y que como tales, tenemos la necesidad de ser parte de algo, ya sea de un grupo de iguales, de una familia o de un equipo de trabajo, podría decirte que efectivamente, la opinión que tienen sobre nosotros en mayor o menor medida aunque nos cueste reconocerlo, nos afecta. Para poder encajar se requiere agradar, y saber que el resto nos valora, nos tiene estima y nos respeta.

Comentarte que la reputación personal cada día es y será más importante para cualquier persona que quiera entrar o permanecer en el circuito laboral. Y esto es si nos referimos sólo al ámbito profesional, ya que tanto éste ámbito como la reputación personal, se deberían considerar como las dos caras de una misma moneda; sin la una, perdería su valor la otra.

Habrá quien no esté de acuerdo con esto que te digo; he escuchado muchas veces que en el ámbito empresarial la reputación personal no repercute en el profesional cuando la persona desarrolla su actividad en una gran corporación, ya que suele pasar desapercibida  al estar arropada por una gran marca y un gran número de profesionales. Pero eso, quizás podría ser antes de la revolución tecnológica y de la exposición diaria que se tiene en los diferentes canales digitales, ya que es muy fácil relacionar a cualquier profesional con su marca o empresa a través de la huella o rastro que va dejando a diario en la red.

“En la actualidad, no vigilar tu reputación personal en este nuevo paradigma digital puede ser peligroso y costoso.”

 


2- De tus palabras se puede deducir que las empresas  se interesan por nuestras huellas digitales para conocer nuestra reputación personal como información de mucho valor y con ello  emiten una evaluación sobre el valor en este caso, profesional, de cada empleado. ¿Acaso no se podría ser profesionalmente muy organizado y a su vez individualmente, por ejemplo en casa, de una manera bien contraria?

Sí se podría, Frank. No difiere para nada el lugar donde se tenga el puesto de trabajo, ya seas un freelance, o estés trabajando para una gran corporación como asalariado. Pero es muy importante hacer uso de las nuevas tecnologías y de los distintos canales disponibles en la red para ir dejando huella de lo que haces, cómo lo haces y generando valor, indistintamente sea en uno u otro lugar. Esta huella digital, eres tú quien la emite y vas dejando su rastro a través de tus acciones e interacciones en la red, esto es lo que llamamos marca personal, y la reputación, es lo que los demás dicen y piensan de ti, es decir, la percepción que tienen sobre ti a través de tu marca personal. Por lo tanto, e introduciendo lo anterior en el ámbito corporativo, a las empresas y marcas en este nuevo cambio de época les conviene tener empleados que sean diestros, por ejemplo, en habilidades digitales, y que a su vez, casen con los valores propios de la marca, ya que tanto en su ámbito personal como profesional irán dejando una huella.


Debe existir una coherencia entre lo que decimos que somos y lo que hacemos, ya sea dentro o fuera de la red, porque no podemos olvidar y tener muy en cuenta que todos y cada uno de los empleados de una empresa son parte de la reputación de ésta. Aquí en este punto es muy importante el trabajo desde adentro de la empresa por parte del departamento de Recursos Humanos, que debe conseguir esa paridad en valores compartidos, y por supuesto “el hacia afuera”, por parte del departamento de marketing y comunicación. Son muchas las empresas que aún no están aprovechando este potencial que sus empleados pueden aportar, siendo este un valor intangible muy importante, como es la reputación corporativa y la generación de confianza ante sus clientes y potenciales clientes. Y es que, no se puede afrontar el cambio hacia la digitalización de la empresa sin contar con los empleados, sin dejar a estos ser digitales y que fortalezcan sus marcas personales dentro de la corporación, porque los empleados son el principal activo que tienen las empresas, y quienes consiguen crear experiencias únicas a sus clientes generando un valor diferencial ante la competencia.

Reputación corporativa

 

3Tú eres especialista en Marketing Estratégico. ¿Podrías hablarnos un poco sobre las estrategias más utilizadas en marketing, cuya finalidad sean tanto resaltar los valores y la reputación de una empresa, como también cuidar de dicha reputación?

 

Frank, no caer en una crisis de reputación es casi vital hoy en día para cualquier profesional, empresa o marca, dado que los efectos de divulgación en esta nueva era digital en la que nos encontramos son exponenciales.

*La mejor estrategia para tener una buena reputación y resaltar los valores de una empresa, es ser transparentes y honestos, realizar una escucha activa permanente de lo que nuestros clientes hablan, y tener preparado un plan de contingencia  “reputacional” para estar prevenido.

Aunque creamos que todo lo hacemos bien, podemos equivocarnos en algo, y esto último suele suceder, somos humanos.

Se tiene que ser consciente de que Internet es el nido perfecto para que los clientes y los no clientes se quejen y hablen mal de cualquier profesional, empresa o marca, ya sea cierto o no lo que se dice. Son varios los casos en que la reacción negativa de un usuario ha desencadenado una oleada de seguidores que se ven reflejados en él, por cualquier problema que pudieron tener en el pasado o puedan estar teniendo en el presente. Y cuando unen sus fuerzas y no sabemos dar las respuestas adecuadas, pueden ser muy perjudiciales. Por ello, repito, estratégicamente el estar prevenido y tener establecido un “plan de contingencia reputacional es tan importante, porque el tenerlo preparado servirá para saber qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo.

4- Sobre dicho “Plan Reputacional“, enumérame al menos 5 de los puntos que consideres más importantes de dicho plan.

Todo lo que comienza, debe de alguna manera acabar…

5- Martín, me gustaría acabar este post preguntándote:

a) Si tuvieses la oportunidad de volver a comenzar tu carrera profesional y también la oportunidad de evolucionarla hacia alguna rama en concreto: ¿Qué carrera hubieses elegido y hacia donde te hubiese gustado evolucionarla?

Esta misma pregunta me la hice hace unos años, y la respuesta fue dar un giro de 360º. Sobre cómo sucedió todo, lo cuento en la introducción de mi libro el cual has mencionado con anterioridad.  En aquel entonces salí de mi zona de confort y retomé los estudios, a la vez que me rodeé de profesionales de los que aprendí mucho y continuo aprendiendo en diversas áreas. Desde entonces todo ha sido una carrera continua, pues fue el comienzo de mi cambio de época.

Respecto hacia dónde evolucionar, es una pregunta muy complicada de responder en la actualidad, porque la evolución de cualquier profesional con tantos cambios, es y debe ser una constante. Todo está en movimiento y raro es el día que no toca pivotar unos grados hacia un lado u otro. Lo que ayer servía, hoy ya no sirve o lo han mejorado. Es tan rápida la evolución de la tecnología y del mercado que si paras y te despistas puedes quedar rezagado. Es una responsabilidad propia no dejar de aprender. De tal modo que la respuesta a tu pregunta es, evolucionar hacia donde vaya evolucionando el mercado sin perder el foco, personalmente intento ser muy flexible en ello.

b) ¿En qué proyecto te encuentras ahora, y de qué manera crees que puedas lograr sacarlo adelante con éxito?  

Pues en la actualidad me encuentro liderando un magnífico equipo, para el desarrollo e implementación de una plataforma digital, cuya finalidad es potenciar el factor humano en las empresas, generar confianza ante los consumidores y facilitar la adaptación a los entornos online de profesionales y pymes que desarrollan su actividad en establecimientos físicos. Una herramienta muy sencilla en su uso y con un gran potencial para ayudar a profesionales y empresas. Además, nos encontramos ya en fase beta testando, y hasta el momento el feedback recibido es muy positivo. Estamos muy contentos.

Cuando me propusiste el tema para esta entrevista me encantó, porque tiene mucho que ver con nuestro proyecto. Ya que la finalidad de la plataforma como te he comentado, es gestionar y potenciar tanto la reputación personal de los profesionales, como la corporativa.

Respecto a la segunda parte de la pregunta, sobre cómo sacarlo adelante con éxito, decirte que es simple, pues sería continuando muy alerta respecto al mercado y los cambios que se van sucediendo, y confiando mucho en el gran equipo de profesionales que dirijo.

Yo…

Nunca nadie me ha dicho que el camino hacia el “éxito” profesional fuera a ser algo fácil. También dicho éxito es un tema bastante relativo, pues la medida del triunfo la pone uno mismo en dependencia de sus expectativas.

Yo también estoy luchando, no me dejo caer y aunque a veces la luz al final del túnel se vislumbre lejana, yo sé que está ahí.

Quizás eres un diamante en bruto, por lo tanto si aprendes a pulir bien tus capacidades, estoy seguro que lograrásgenerar el valor que te mereces en el mercado profesional.

Adelante, nunca pares, haz, haz y vuelve a hacer!

Leave us a comment